Composición

La Cartera Permanente se compone de cuatro activos, cada uno de los cuales se comportará especialmente bien en un estado determinado de la economía (prosperidad, deflación, inflación y escasez de dinero). Pero no te servirá cualquier producto financiero, a continuación explicamos qué componentes concretos son los recomendados.

Acciones

Para aprovecharte totalmente de la prosperidad económica debes estar expuesto a toda la economía, sin distinción de sectores o tipos de empresas. La elección natural es un índice completo y diversificado, como puede ser el MSCI EMU en el caso de la Eurozona o el MSCI US Broad Market Index en el caso de Estados Unidos. Ambos índices  representan la mayoría de empresas de cada mercado, ajustadas por capitalización.

Seleccionado el índice de referencia, tendrás que elegir el producto concreto que lo sigue, para lo cual nos basaremos en dos premisas: minimizar costes y minimizar riesgos. Para lo primero, puedes elegir ETFs o fondos de inversión indexados de bajo coste, a ser posible de acumulación (para no pagar impuestos sobre los dividendos). Para cumplir la segunda premisa, debes asegurarte de que sean de réplica física (los productos sintéticos tienen riesgos de contraparte) y utilizar al menos dos productos diferentes, de gestoras reconocidas y custodiados en brokers o bancos también distintos.

La recomendación de Harry Browne era que la renta variable correspondiera a tu lugar de residencia (más concretamente de tu moneda), pero cierta diversificación geográfica tampoco sería perjudicial.

Bonos

Los bonos a utilizar deben cumplir tres características primordiales: estar emitidos en tu moneda, tener el mayor plazo de vencimiento posible y las menores probabilidades de impago. En este caso la elección es única, bonos de 30 años emitidos por el gobierno alemán para la Cartera Permanente en euros y por el gobierno estadounidense para la cartera en dólares.

Como en este caso no es necesario diversificar el activo puedes comprar directamente el bono más largo disponible en el mercado secundario, preferiblemente a través de dos brokers distintos. También es posible utilizar fondos de inversión o ETFs, pero supone añadir intermediarios (menor seguridad y costes de gestión) y no es fácil encontrar el producto adecuado (como en la renta variable, debe ser de réplica física).

Oro

El oro es un activo especial de la cartera, ya que además de aportar el crecimiento durante los periodos inflacionarios, funciona como seguro ante los acontecimientos más adversos que pueden llegar a ocurrir (catástrofes naturales, guerras, confiscación del gobierno, caída de instituciones financieras, etc.). Es por ello que Harry Browne solo recomendaba el oro físico, en monedas bullion de una onza guardadas en un lugar seguro a tu alcance o en lingotes custodiados por una entidad internacional de confianza.

Pero el oro físico también tiene sus riesgos (principalmente robo o fraude), por lo que puede combinarse con un ETF que ofrezca las suficientes garantías (basado en oro físico y con el inventario auditado).

Dinero

Debes guardar una pequeña parte en efectivo para situaciones de emergencia y algo en la cuenta corriente para pagar tus gastos normales, pero el resto no tiene porque devaluarse frente a la inflación. Al igual que en los bonos, tienes que buscar un instrumento emitido en tu moneda que pague intereses y que tenga las menores posibilidades de impago (lo que descarta depósitos bancarios y letras del tesoro español),  pero en este caso con el menor vencimiento posible para que su liquidez sea máxima y no se vea afectado negativamente por los cambios en los tipos de interés.

De nuevo, la mejor elección son los bonos alemanes de corto plazo, directamente o a través de fondos monetarios o ETFs. Los fondos formados de bonos de corto plazo de países de la Eurozona con máxima calidad crediticia también podrían valer.

29 Thoughts on “Composición

  1. joaquin on 27 noviembre, 2012 at 12:53 said:

    Hola, acabo de descubrir este fantástico blog, creo que es de las mejores publicaciones que circulan por la red. Aunque he estado leyendo entradas antiguas del blog, hay una cosa que no logro comprender, y es como identificas el momento en que se encuentra la economía ( crecimiento, inflación, deflación), utilizas alguna herramienta que te sirva de guía.
    Un saludo y gracias.

    • Gracias Joaquín! La verdad es que tu pregunta es de nota, realmente es muy difícil saber en que situación económica nos encontramos en un momento dado, ni los economistas más expertos se ponen de acuerdo sobre cuando ha llegado o terminado la recesión, o si hay o no inflación (porque muchas veces suben de precio unas cosas y bajan otras). Y cuando la situación parece clara es posible que esté en su fase final o incluso que ya haya terminado.

      Pero la Cartera Permanente tiene en cuenta esta incertidumbre y por eso está preparada en todo momento para los diferentes escenarios, utilizar una herramienta para tratar de identificar el estado actual o el momento del cambio sería muy provechoso porque podríamos sobreponderar la parte de la cartera que se va a revalorizar, pero no existe ninguna herramienta o señal que nos pueda dar esta información con certeza.

  2. Pingback: Invertir es tu responsabilidad, asúmela - Cartera Permanente

  3. Valentin on 25 diciembre, 2012 at 12:07 said:

    Sobre las acciones

    solo añadir, que otra característica que considero de importancia es que las acciones suban con mucha fuerza, cuando las condiciones monetarias sean las propicias (apoyando un fuerte crecimiento económico). En este sentido, las empresas de crecimiento debieran ser la opción más lógica.

    En USA, se puede elegir un S&P 500, o un VTI, ya que estos índices están formados por una gran parte de empresas de crecimiento, pero éste no es el caso del MSCI EMU.
    Así pues, considero que al MSCI EMU habría que acompañarlo con un MSCI EMU Growth, o incluso hacer uso exclusivo de este último índice.

    No he realizado ningún análisis retrospectivo; es tan solo lo que me dicta el sentido común.

    Saludos,
    Valentin

    • Hola Valentín,
      lo que comentas es muy interesante, ya que cuando Harry Browne presentó la Cartera Permanente tal y como la conocemos actualmente (con 4 componentes) recomendaba que para la parte de acciones utilizaramos fondos de estilo “growth” para obtener una mayor volatilidad. Sin embargo más adelante cambió su recomendación, defendiendo que era mejor simplemente seguir al mercado (en el caso americano bastando con el SP500).

      Saludos y felices fiestas!

  4. frugal on 25 diciembre, 2012 at 19:31 said:

    Brownehead,

    Tienes un VP variable portfolio? Cual ?

    Cuanto % tienes en el PP y en el VP?

    Saludos

  5. Pingback: Tesoro Austriaco: una excelente opción para el cash en la Cartera Permanente

  6. ArturoPerez on 4 mayo, 2013 at 19:06 said:

    @brownehead,

    nunca has pensado incluir en la parte de stocks fondos low and mid cap europeas? aumentaria la rentabilidad, y disminuiria la volatilidad. que te parece? porque ahora mismo, el MSCI esta hasta los topes de compañias sobre endeudadas (banca zombie), y en constante refinanciacion.

    un saludo

    • “aumentaría la rentabilidad y disminuiría la volatilidad”, ¿preguntas o afirmas? Porque no hay ninguna garantía de ello, a parte de que históricamente las smallcaps han sido más volátiles. Así que ante la duda creo que es preferible usar la opción más barata y sencilla.

  7. ArturoPerez on 6 mayo, 2013 at 22:47 said:

    Interesante. a partir de las 400, los incrementos son en los decimales. Excelente documento. Gracias!

  8. Hay algun motivo de usarse en la cartera permanente el oro y no un indice de materias primas tal como el CRB?

    • El motivo es que el oro no solo protege de la inflación, como pueden hacer también las materias primas, sino que además su precio aumenta mucho más rápidamente conforme aumenta la inflación o el riesgo de la misma. Por ello, si solo invirtieramos en materias primas cuando la elevada inflación hiciera caer el precio de las acciones y los bonos nuestro reducido beneficio en las materias primas no compensaría la caída del resto de la cartera.

  9. enrijv on 1 octubre, 2013 at 21:15 said:

    Por que no invertir el cash en el Tesoro español? En caso de quiebra puede imprimir billetes y los inversionistas del tesoro cobrarian antes que los depositos, segun Browne.
    Otra duda, en caso de corrralito se podria rescatar el cash del tesoro español?

    • Hola,
      España hoy por hoy no tiene la capacidad de “imprimir billetes” así que dependemos de las posibilidades que tenga el gobierno para recaudar impuestos o para influir en el Banco Central Europeo (el que maneja la “impresora”). Y ambas cosas no es que sean muy seguras, así que la deuda del Reino de España no es la opción más recomendable para la parte del cash (los depósitos de bancos españoles tampoco).

      Sobre el corralito, y contestándote también al otro mensaje, realmente no sabemos las implicaciones que puede llegar a tener en caso de darse. Tenemos un ejemplo cercano, el caso de Chipre, en el que la deuda gubernamental no se vio afectada, pero sí los bancos extranjeros con sede en el país (a todos los efectos como si fueran bancos nacionales), aunque al final la quita solo se dio en los dos mayores bancos nacionales. Pero como decía, podría pasar cualquier cosa, y a parte de las quitas está el riesgo de ruptura del euro, escenario en el que la deuda gubernamental podría perder mucho valor si se devuelve en “pesetas”.

  10. enric on 2 octubre, 2013 at 20:10 said:

    otra duda que tengo, en caso de corralito, una cuenta en España de un banco extranjero como Barclays tambien se bloquearia?

    • Miguel on 27 octubre, 2013 at 12:18 said:

      Hola @enric,

      Es difícil saber cómo será, si es que llega a ocurrir… Sólo podemos intentar ponerles las cosas lo mas difícil posible con la esperanza de que sea suficiente. Evidentemente seria mejor tener la cuenta directamente en Barclays un de cara a ese hipotético corralito.

      Saludos

  11. Miguel on 27 octubre, 2013 at 12:33 said:

    Hola,

    Quería haceros una consulta sobre el asset allocation de la cartera permanente aplicado a lo que es el patrimonio personal de cada uno (en mi caso por las cantidades que manejo creo que la palabra patrimonio me viene muy grande, pero espero que se entienda la pregunta).

    En la actualidad dispongo de tres carteras de fondos de inversión y etfs: una cartera permanente, otra cartera que sigue la filosofía Boglehead y otra cartera compuesta por etfs y fondos de inversión de gestión activa. Cada una de estas carteras la gestiono de forma independiente al resto. Asimismo tengo algunas acciones en cartera, así como depósitos bancarios.

    Mi pregunta es: ¿tiene sentido tratar el conjunto de mis ahorros e inversiones como si de una cartera permanente se tratara? Es decir, desde el momento que poseo oro para la cartera permanente, todos mis activos pueden englobarse dentro de cada uno d los 4 tipos de activos que deben formar una cartera permanente, en mi caso a bastante descompensada hacia bonos y cash. ¿alguno gestionais vuestro patrimonio de esta forma, usándolo por ejemplo para decidir aportar a una de las carteras en vez de otra, o no renovar un deposito bancario para invertirlo en acciones, oro o bonos?

    Gracias,
    Saludos

    • Si tu objetivo es que el grueso de tu inversión siga la filosofía de la Cartera Permanente tiene mucho sentido tratar el conjunto de ahorro e inversiones como una sola cartera. Personalmente es lo que hago, integrando en la Cartera Permanente la práctica totalidad de mis activos y, aunque el control es más complejo, te permite tener una idea global mucho mejor de la composición de tu patrimonio y sus riesgos.

  12. ramonrapaz on 12 abril, 2014 at 15:58 said:

    CURIOSIDAD MATEMÁTICA.
    Desde que vi el producto, tuve la impresión de que asignar a todos los componentes el 25% era lo más cómodo, pero no tenía por qué ser lo más efectivo. En consecuencia, he tomado como variaciones anuales de cada uno de los cuatro componentes que figuran en el cuadro carterapermanente.es – Evolución : HBPP USA 1972-2013, que no sé si está bien hecho, y he realizado los cálculos de los distintos resultados que se habrían obtenido con diversos porcentajes. Resumo lo que más me ha llamado la atención.
    Acciones 25; Bonos 21; Oro 14; Dinero 40% rentabilidad anualizada 8.29% y el año que más se hubiera perdido sería el 0.35%, habría otros dos años con pérdidas, en uno el 0.18 y en otro el 0.30%. Recordad que a partes iguales resultó una rentabilidad del 8.96%
    La mayor rentabilidad acumulada me salió con Acciones 73% y Oro 37%, que fue del 10.89%, mayor incluso que las acciones solas, que tendrían el 10.38%
    Supongo que esta cuestión, los porcentajes, ya ha sido discutida antes, pero no lo encontré. Así mismo, mis cálculos pueden ser totalmente erróneos, y no pretendo tener la razón, pero la cartera que me sale está más de acuerdo con mi corazón de viejo, mucho dinero y poco oro. He calculado la variancia para cada cartera, pero a mi me parece más significativo el dato de la mayor pérdida.
    Por favor, si lo que he escrito es un disparate, perdonarme.

    • Miguel lo ha explicado bastante bien, pero más que curiosidad matemática yo diría que tus resultados coinciden con la teoría de la Cartera Permanente. Me explico: si miramos los últimos 40 años de historia la prosperidad ha sido el clima reinante, y por tanto la renta variable fue el activo ganador la mayor parte del tiempo. La cuestión es, ¿estás convencido de que la prosperidad seguirá siendo el estado habitual de la economía? Si lo estás y además no tienes problemas en soportar la gran volatilidad de la renta variable (porque en cualquier caso la prosperidad nunca será una línea recta ascendente) ese activo debería estar sobreponderado en tu cartera (con mayor o menor peso dependiendo de tu seguridad sobre el futuro).

      Pero la Cartera Permanente es neutral sobre el futuro, quienes creemos en ella pensamos que el futuro es totalmente impredecible y no importa lo que haya pasado en los últimos 40 o 100 años, porque los próximos 40 o 100 años podrían ser muy diferentes. Y la mejor forma que hemos encontrado para protegernos ante esta incertidumbre es dar igual peso a estos 4 activos que se comportan excepcionalmente bien ante todo tipo de situaciones. Como bonus, nos encontramos además con que la mezcla a partes iguales de estos 4 activos suele proporcionar un crecimiento sostenido por encima de la inflación y con baja volatilidad, y para muchos esto es motivo suficiente para seguir la estrategia (aunque personalmente lo considero un bonus y no hay garantía de ello).

  13. miguel on 15 abril, 2014 at 7:18 said:

    Hola @ramonrapaz,

    Seguro que @brownehead amplía mi respuesta pero básicamente te diría 2 cosas:

    – Resultados pasados no garantizan resultados futuros (de los pocos buenos consejos que vas a encontrar en los medios de comunicación tradicionales :) ). Tu modelo se ajusta muy bien a los datos usados para elaborarlo, pero no tiene por qué hacerlo para nuevos datos. Es el fenómeno conocido como “overfitting” o sobreentrenamiento de un modelo.
    – El tener un 25% de cada activo es para que en los distintos estados de la economía (prosperidad, recesión, deflación) sea uno de los componentes el que “tire” de la cartera mientras el resto sufre. Si no balanceas la cartera en 4×25% corres el riesgo de que el devenir económico haga que el activo que pueda aprovechar ese momento se encuentre infra-balanceado en tu cartera (sí, la archiconocida Ley de Murphy).

    Saludos

Add Comment Register



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>