¿Qué es?

Introducción

Vivimos en un mundo incierto. Tiempos de fuerte crecimiento y prosperidad son interrumpidos por devastadoras crisis económicas. El mercado pasa repentinamente de la euforia al pánico, fluctuando entre optimismo y pesimismo a un ritmo impredecible en el que fortunas son hechas y deshechas y cualquier intento de anticiparte a los cambios puede condenarte más pronto que tarde a una decisión ruinosa.

¿No sería fantástico poder formar una cartera sencilla, equilibrada y diversificada para invertir los ahorros de toda tu vida? La cartera debería poder garantizar que tu patrimonio sobreviva a cualquier evento, por devastador que pueda llegar a ser, debería protegerte sea cual sea el futuro que nos depara y, además, obtener beneficios. En concreto, tendría que cumplir los siguientes requisitos:

  1. Seguridad: Debería protegerte ante cualquier futuro económico, por adverso que pueda ser, suframos inflación, recesión e incluso depresión.
  2. Rentabilidad: Debería crecer durante los tiempos de prosperidad, pero también ante las adversidades.
  3. Estabilidad: Sea cual sea el clima económico la rentabilidad tendría que ser estable, incluso en las peores circunstancias las pérdidas deberían ser muy moderadas para evitar entrar en pánico y deshacer la cartera.
  4. Simplicidad: La estrategia de inversión tendría que ser fácil de seguir y mantener por cualquier inversor sin grandes conocimientos de economía o finanzas.

Una cartera de estas características sería una Cartera Permanente: una vez formada y funcionando no tendrías que preocuparte más por ella, crecería con el tiempo con cualquier clima económico, de forma permanente. ¿Crees que no es posible? Te equivocas, en realidad es sorprendentemente simple construir con unos pocos activos una cartera diversificada que proteja nuestro patrimonio de la inflación, crezca de forma sostenida y obtenga buenos rendimientos sea cual sea el estado de la economía.

La Cartera Permanente de Harry Browne

Harry Browne fue un asesor financiero que hizo una fortuna en los años 70 escribiendo libros y especulando en los mercados financieros. Pero no tardó mucho en darse cuenta de que su suerte tenía fecha de caducidad y dedicó sus conocimientos económicos a desarrollar un método de inversión que fuera seguro, rentable y sobre todo estable. El resultado final fue la Cartera Permanente de Harry Browne, una propuesta tremendamente sencilla que, con solamente cuatro activos repartidos a partes iguales (acciones, oro, dinero y bonos) haría posible lograr su objetivo.

Browne identificó cuatro estados predominantes de la economía, de forma que para estar protegido ante cualquier circunstancia deberías contar en tu cartera con al menos un activo que se comportara especialmente bien en cada uno de ellos. De esta forma las elevadas ganancias de un activo en su estado económico idóneo compensarán sobradamente las eventuales pérdidas de los otros tres. Dichos estados macroeconómicos serían los siguientes:

  1. Prosperidad: Un periodo en el que los estándares de vida suben, la economía crece, los negocios se multiplican, el desempleo se reduce, los tipos de interés están bajos, el sistema financiero cuenta con buena salud y hay facilidad de crédito. El activo nº1 en estos tiempos son las acciones, cuyo valor aumenta a tasas mayores a las del crecimiento real de la economía, pero los bonos de largo plazo también se revalúan ante la caída de los tipos de interés.
  2. Inflación: La cantidad de dinero en circulación es mayor al necesario para comprar los productos que hay disponibles y por tanto sus precios suben (de forma moderada en torno al 5% anual, elevada entre el 10% y el 20% o desbocada al 25% o más). Ante la pérdida de valor del dinero de papel el oro es el valor refugio por excelencia, disparándose cuando las tasas de inflación empiezan a acelerarse más de la cuenta.
  3. Escasez de dinero: La expansión del crédito se frena y se reduce la cantidad de dinero en circulación, dejando a personas y empresas con menos dinero disponible del que esperaban tener, lo que suele desembocar en recesión económica. Muchos activos son liquidados, bajando su precio, pero la parte de dinero de la cartera te permitirá reducir las pérdidas globales  y comprar activos a precios baratos. Normalmente este estado de la economía durará poco, cambiando pronto a alguno de los otros tres estados predominantes, por lo que la falta de rentabilidad de este periodo no debería afectar mucho a tu cartera en el largo plazo.
  4. Deflación: Al contrario que ocurre con la inflación, los precios disminuyen y los tipos de interés reales son negativos, pudiendo desencadenarse una depresión económica. Pero al reducirse los tipos de interés el precio de los bonos aumenta (los nuevos bonos se emiten con menor interés y los inversores compran los emitidos anteriormente con mayores tipos), multiplicándose el efecto cuanto mayor sea el plazo de vencimiento del bono.

Recapitulando: las acciones triunfan durante los tiempos de prosperidad, suelen hacerlo mal durante los periodos de inflación, escasez de dinero y deflación, pero en el largo plazo no desharán las ganancias conseguidas en la prosperidad. Los bonos también se benefician de la prosperidad, pero su precio se dispara cuando los tipos de interés colapsan en un periodo de deflación, obteniendo malos resultados durante inflaciones y escasez de dinero. El oro no solo se revaloriza cuando hay una inflación intensa, su precio se catapulta si la inflación se desboca, aunque generalmente se comporta mal en tiempos prósperos, de escasez de dinero o deflación. Finalmente el dinero es más valioso en los periodos de escasez del mismo, pero además el aumento de los tipos de interés hará subir su rentabilidad y también aumentará nuestro poder adquisitivo durante una deflación. En los tiempos prósperos el dinero será neutral y definitivamente será el perdedor durante una inflación.

Puedes conocer más detalles sobre la composición de la Cartera Permanente en la sección dedicada a ello.

Los resultados

Cuando Harry Browne desarrolló su teoría utilizó todo tipo de simulaciones y análisis de los datos históricos, comprobando que no la contradijeran. Pero la economía no es una ciencia exacta (según Harry Browne ni siquiera es una ciencia), hizo falta que pasaran varias décadas, que ocurrieran todo tipo de eventos y ciclos económicos, y que falleciera su propio autor para que los inversores confiaran en la Cartera Permanente.

Harry Browne estimó que su Cartera Permanente daría una rentabilidad anualizada de entre un 4,5% y un 5% por encima de la inflación, con muy pocos descensos significativos. Pero los resultados fueron aún mejores y desde 1972 la rentabilidad de la Cartera Permanente en dólares ha sido del orden del 10% anual, ¡similar e incluso superior a la rentabilidad de la renta variable! Sin embargo la diferencia principal es que la cartera de Harry Browne solo tuvo tres o cuatro años negativos, con una caída máxima de entorno al 5% en 1981, frente a la montaña rusa de la bolsa.


Inversión de 10.000$ en 1972, en renta variable USA o en la Cartera Permanente USA.

Aunque los resultados anteriores son para una Cartera Permanente estadounidense, los fundamentos teóricos son igualmente válidos para cualquier otra economía que tenga un tamaño suficiente, en nuestro caso la eurozona. La moneda única lleva poco más de una década entre nosotros, pero una Cartera Permanente en euros (formada por activos europeos) ha logrado cerca de un 6,5% de rentabilidad anualizada desde 1999, con descensos máximos en torno al 3% en 2002 y 2008 (cuando la bolsa sufrió caídas del 40%).


Inversión de 10.000€ en 1999, en renta variable de la eurozona o en la Cartera Permanente.

En ese mismo periodo, la Cartera Permanente en dólares ganó poco más del 7% anual:


Inversión de 10.000$ en 1999, en renta variable USA o la Cartera Permanente.

Para conocer más detalles sobre la evolución anual de la cartera puedes consultar su sección del blog.

Mantenimiento de la cartera

Un requisito imprescindible para el éxito de la Cartera Permanente es que su mantenimiento sea sencillo, que no sean necesarios grandes conocimientos de economía y finanzas. La situación macroeconómica se mueve de forma cíclica, pero no hay ninguna fórmula exacta para conocer cuándo se producirá cada cambio, ni cuál será la siguiente etapa. Por ello, es necesario estar siempre expuestos a los cuatro estados predominantes de la economía (prosperidad, inflación, recesión y deflación), con los cuatro activos de la cartera (acciones, oro, dinero y bonos) repartidos a partes iguales.

Es importante por tanto rebalancear periódicamente la cartera, ya que conforme pase el tiempo unos activos crecerán mucho y otros perderán valor. Una caída repentina del activo predominante causaría una gran pérdida, además de tener muy poca cobertura de los otros activos que deberían compensar esas pérdidas. Sin embargo, un rebalanceo excesivo es innecesario y perjudicaría la rentabilidad.

Cada vez que compras o vendes activos pagas un coste (comisiones de compra-venta, spreads, impuestos, etc.). Por otro lado, los ciclos económicos suelen tener una cierta duración, desde pocos meses a muchos años, por lo que dejar correr un poco los activos de la cartera aumentará la rentabilidad. Por todo ello Harry Browne recomendaba comprobar la cartera solo una vez al año y rebalancear únicamente si alguno de los activos superaba el 35% del peso total o era inferior al 15%, si ese era el caso deberías vender los activos ganadores hasta dejarlos en el 25% y comprar los perdedores hasta situarlos también en el 25%.

Este proceso mecánico no solo es rápido y sencillo, también evita las decisiones subjetivas que tarde o temprano terminan acarreando pérdidas.  En las gráficas anteriores se ha utilizado este rebalanceo por bandas, para una inversión inicial en 1972 o en 1999. En el primer caso fue necesario rebalancear en diez ocasiones (para un total de 40 años), mientras que en el segundo solo tuvo que hacerse dos veces (en 13 años).

44 Thoughts on “¿Qué es?

  1. Pingback: No especules con tus ahorros - Cartera Permanente

  2. david on 25 Octubre, 2012 at 19:14 said:

    Hola a todos,

    Después de leer esto me queda una duda con respecto al rebalanceo. Harry Browne indica que solo es necesario MIRAR la cartera una vez al año, y rebalancearla SOLO si algún activo se sale de la banda 15/35. ¿Es realmente así de sencillo? Si miro la cartera el 1 de marzo y por ejemplo las acciones están al 34% y subiendo, y ninguno de los otros activos ha bajado del 15%, ¿no hay que tocar nada? ¿Aunque nos veamos tentados de mirarla 2 meses después y darnos cuenta que las acciones están al 37% y haya que rebalancear? De ser así creo que la CP es incluso “demasiado” simple.

    Salu2,

  3. Hola David,
    el tema de las bandas realmente es algo orientativo, la diferencia entre rebalancear cuando el activo está en el 34% o en el 37% es impredecible, puede jugar a tu favor o en tu contra, pero se trata de eliminar las decisiones subjetivas y fijarnos un criterio automático que nos diga cuando rebalancear. Por otro lado, si estás en el borde de la banda sabes que no estás igual de protegido ante todos los escenarios económicos y revisarlo antes del año puede ser una opción, lo que no es válido es esperar o no el año según tus expectativas de cómo se va a comportar el activo, pq se empieza por ahí y se acaba especulando con las bandas. Un último apunte, aunque Harry Browne recomendaba controlar la cartera solo una vez al año, también decía que si nos enterábamos de que había habido fuertes movimientos en el mercado no estaba de más echar un ojo a la cartera y rebalancearla antes de tiempo si estábamos fuera de las bandas.

  4. igor76 on 31 Octubre, 2012 at 21:14 said:

    Hola,
    La cartera permanente me parece muy interesante, pero me da algo de miedo empezar con una. La razón principal es que tengo dudas con dos de los pilares:
    – El oro me da bastante miedo. En estos momentos está bastante caro, aunque nadie puede saber hasta cuánto puede subir.
    – En el caso de los bonos a largo plazo estáis hablando de bonos de Alemania, por seguridad. El tema es que los tipos de interés están muy bajos, por lo que tengo dudas del potencial de este producto. Por otra parte, no se me ocurriría invertir en bonos a 30 años de España.

    Ya sé que la cartera hay que verla como algo global, pero es que me surgen las dudas que he comentado.

    Un saludo

  5. Hola igor,
    tus dudas son normales, los activos de la Cartera Permanente son antagónicos y siempre habrá uno o varios que no nos gusten nada, pero el futuro es impredecible! Sin embargo a pesar de esa incertidumbre, lo que sabemos casi seguro es que si se dan las circunstancias para que un activo se comporte mal, es muy probable que haya otro que se comporte muy bien y compense a los demás. Por ejemplo, para que el oro y los bonos bajen al mismo tiempo sí o sí tendremos que estar ante una recuperación económica importante, donde los inversores abandonen los activos refugio y acudan como locos a la bolsa, y ahí nuestro 25% de renta variable se disparará. Por otro lado, aunque nos parezca que el oro está ya muy alto, mucha gente igual o más inteligente que nosotros hoy por hoy es la única inversión que se plantean, ante un escenario de devaluación continua de las principales divisas, que podría abocar en inflación desbocada. Y tiene mucho sentido, si tenemos en cuenta lo que ha subido el oro en los últimos años con una inflación teóricamente controlada, como se fuera de las manos la inflación la subida del oro de la última década se podría quedar en una broma (en el 79 por ejemplo el oro llegó a subir un 125%, ¡en un solo año!). Por último, aunque el tipo de interés de los bonos alemanes de 30 años nos parezca muy bajo, lo cierto es que ahora mismo estamos un 15% por debajo de los máximos del pasado mes de junio (en cuanto a valor nominal del bono), y quién sabe hasta dónde puede llegar como se sigan poniendo mal las cosas en Europa.

    Como ves, todavía puede haber motivos para que el oro o los bonos sigan subiendo, y no hablamos de situaciones tan improbables. Pero lo importante es que da lo mismo, pq pase lo que pase algún activo de la Cartera Permanente nos protegerá, sin embargo si apostamos que el oro y los bonos solo podrán bajar, como nos enfrentemos a un nuevo crack bursátil o a una inflación desbocada no tendremos salvavidas al que poder agarrarnos.

  6. Crazybone on 29 Noviembre, 2012 at 20:34 said:

    Tengo ya una cartera Bogle implementada, ves muchas diferencias con respecto a la permanente. Supongo que te quedarias con la permanente evidentemente, pero podrias darme algunas razones?

    Felicidades por el excelente blog.

    • Hola Crazybone,
      tengo previsto publicar algún día un artículo comparando los dos tipos de carteras. En realidad siguen una filosofía parecida, basada en la gestión pasiva y los rebalanceos, pero en mi opinión la diferencia principal es que la boglehead parte de la premisa de que la prosperidad es el estado económico predominante y por ello apuesta por la renta variable. La Cartera Permanente en cambio no apuesta por un estado económico concreto, está preparada para ganar con cualquiera de ellos y dada la descorrelación de los activos utilizados consigue una volatilidad muy baja (disminuyendo el riesgo de hacer una fuerte inversión antes de una gran caída, o que esta se produzca cerca de tu momento de retiro).

  7. Crazybone on 30 Noviembre, 2012 at 12:48 said:

    Gracias brownehead, ahora entiendo perfectamente la diferencia. Tengo ya implementada una Bogle y la verdad me esta empezando a gustar la Permanente bastante.

  8. Crazybone on 25 Marzo, 2013 at 21:30 said:

    Hola de nuevo, me gustaría que me aclararas un punto en el que tengo dudas y es como realizar aportaciones a la cartera permanente. Un DCA sería complicado a no ser que tuvieras mucha pasta, quizás aportando al activo que mas descorrelacionado este?. Que método sería el mas adecuado según Harry.

    • Harry Browne no profundizó mucho en ese tema, pero sí recomendaba usar un fondo monetario para ir acumulando los ahorros y/o intereses durante el año. Sin embargo, creo que era más una cuestión de ahorro de comisiones que otra cosa.

      En la práctica no hay una forma ideal de hacerlo y dependerá de cada caso, yo personalmente prefiero comprar el activo con menor peso de la cartera para minimizar la necesidad de hacer ventas de rebalanceo, y dependiendo de qué activo sea este (y las comisiones asociadas al mismo) esperaré o no a tener acumulada una cierta cantidad.

  9. Crazybone on 26 Marzo, 2013 at 8:36 said:

    Gracias Browne. Dado que ya tengo una cartera Bogle, me gustaría adaptarla a la Cartera permanente y había pensado en este híbrido, http://lazytraders.com/insights/the-bhpp-3-lazy-boglehead-permanent-portfolio-hybrids/

    Concretamente esta composición:

    12.5% Cash
    12.5% Gold
    25% Bonds [50/50 TIPS/LTTs]
    50% Stock [Total World, Value/Small/EM-Tilted]

    Es decir, darle mas peso a las acciones y obtener algo de mas retorno. Me gustaría saber tu opinión.

    • Creo que es un paso adelante para cubrir riesgos frente a una cartera boglehead, y también una forma de empezar a familiarizarte con el oro y los bonos de largo plazo. Lo que menos me gusta son los TIPs. Por otro lado, ¿qué productos concretos elegirías?

  10. Crazybone on 26 Marzo, 2013 at 17:52 said:

    Si te digo la verdad ni idea que son los Tips 😉
    En cuanto a la composición no sería mas o menos,

    12.5% Cash – Cuentas Remuneradas, depósitos o algún fondo monetario por decidir. Preferiria un fondo monetario.
    12.5% Gold – Empezaré al igual que Arturo con BullionVault.
    25% Bonds [50/50 TIPS/LTTs]

    -Bonos de corto medio plazo, FF EURO SHORT TERM BONDS, éste ya lo tenía en la cartera Bogle.
    -Bonos de larga duración, todavía no lo tengo decidido, pero quizás el que comentabas en Renta4 DE0001135481 en tu cartera permanente de nivel 1. También preferiría al fondo de larga duración.

    50% Stock [Total World, Value/Small/EM-Tilted]
    Y esto sería lo que ya es mi cartera Bogle, con los fondos de Amundi y Pictet Indexados.

    Se que tiene algunas lagunas pero creo que puede funcionar.

    • Los TIPS son bonos indexados, en teoría, a la tasa de inflación. No los incluyes en la composición que me dices 😉
      Por otro lado, el fondo de Fidelity se podría considerar más o menos como cash, con lo que tu cartera quedaría:

      25% Cash
      12.5% Oro
      12.5% Bonos largo plazo
      50% Renta variable

      O lo que es lo mismo, el 50% de la misma sería una Cartera Permanente (1/4 de cada componente) y el otro 50% una boglehead conservadora (1/2 de renta variable y 1/2 de renta fija corto plazo).

      Si finalmente lo haces así no sería mala idea que siguieras su comportamiento como si de dos carteras distintas se tratase, y así puedes ir viendo con cuál te sientes más cómodo 😉

  11. Crazybone on 27 Marzo, 2013 at 9:17 said:

    Gracias Browne, me has sido de gran ayuda con la puntualización del fondo de Fidelity, tienes toda la razón en considerarlo como cash. Si la desglosamos como dices separando la Bogle de la Permanente,

    Permanente 50%
    12,5% Cash (25% Extrapolado al 100%)
    12,5% Bonos (25% Extrapolado al 100%)
    12,5% Oro (25% Extrapolado al 100%)
    12,5% Acciones (25% Extrapolado al 100%)

    Bogle 50%
    12,5% Cash (25% Extrapolado al 100%)
    37,5% Acciones (75% Extrapolado al 100%)

    Pues cada vez me gusta mas la idea la verdad. El seguimiento iba a ser un como complicado pero no estaría mal.

    • Tienes razón con los porcentajes, me lié un poco 🙂
      El seguimiento no tiene pq ser difícil, si tienes un fondo compartido en ambas carteras simplemente asignale en tu contabilidad un num de participaciones a cada cartera

  12. Crazybone on 2 Abril, 2013 at 7:55 said:

    Una dudilla sobre que quizás se haya contestado pero no logró encontrarlo. Si compramos bonos a largo plazo, concretamente los alemanes que propones en Renta4 con vencimiento 2044, cuando su edad haya disminuido por debajo del mínimo exigido (no recuerdo si eran mayor de 20 años), habría que vender y comprar nuevos bonos con vencimientos mas largos?

    • Sí, para que los bonos hagan su función correctamente en la Cartera Permanente tienen que tener un vencimiento mínimo de 20 años, así que llegado el momento tendrás que venderlos y volver a comprar el más largo que haya disponible.

  13. CRAZYBONE on 2 Abril, 2013 at 12:23 said:

    Ah bien. Muchas gracias. Estoy con la duda de si comprarlos directamente en R4 o coger el ETF de iShares EXX6, parece que el ETF ofrece algo mas de rentabilidad. Este ETF por cierto he preguntado a iShares y no realizan retención en origen de los dividendos.

    • El ETF es más cómodo, pero ofrece menor seguridad y menor rentabilidad que el bono indicado, ya que el vencimiento medio del ETF es menor (muy cerca de los 20 años)

  14. CRAZYBONE on 2 Abril, 2013 at 15:53 said:

    Gracias Browne.
    Por cierto realizas el seguimiento en algún tipo de plataforma? O en un excel puro y duro. Finalmente voy a hacerte caso y pillar los bonos casi directamente en Renta4. Pillas de alguna forma online los datos de la cotización?

    • Utilizo google docs y saco los datos de tradegate.de con el siguiente comando:

      =VALUE(importXml(“http://www.tradegate.de/orderbuch.php?lang=en&isin=DE0001135481”; “(//strong[@id=’bid’])[1]”))/100

  15. CRAZYBONE on 2 Abril, 2013 at 16:49 said:

    Mil gracias.

  16. Rip on 4 Abril, 2013 at 18:08 said:

    Vaya,

    veo que conocidos de otras webs, nos acabamos encontrando por todos los portales serios de inversión.

    Encantado de leerte de nuevo Crazy, y gracias a brownehead, he llegado aquí intentando preservar el capital de unos conocidos, a los cuales ya les gestiono una cartera de valores que representa en la actualidad un 30 % de su capital, con lo que tengo un 30% del trabajo hecho.

    Saludos y gracias por la web

  17. miguel on 4 Abril, 2013 at 22:41 said:

    Brownehead qué crees que diría el maestro Browne de bitcoin? Podría llegar a pensar en bitcoin como un asset para acompañar o sustituir la parte del oro? Por volatilidad no será 🙂

    • No sé si algún día el bitcoin, o algún otro tipo de moneda digital, podrá tener cabida en la Cartera Permanente, pero hoy por hoy claramente no. Ahora mismo el bitcoin solo es una burbuja especulativa, su uso como divisa es testimonial ya que el 99,999% de la gente que lo está comprando lo hace porque espera que siga subiendo como hasta ahora, y poder venderlo después por muchos más dólares de los que pagó. Así que tengo muy claro lo que diría Harry Browne: “Si quieres comprar bitcoins hazlo en la Cartera Variable, con dinero que puedas permitirte perder” ;).

  18. Crazybone on 14 Abril, 2013 at 9:41 said:

    Una cosilla como lleváis el seguimiento de vuestra cartera, pero no me refiero al excel de toda la vida. Sino a como sabéis las rentabilidades anuales que vais acumulando.
    Yo utilizaba Impok, pero claro el tema de bonos no lo llevan.

  19. Antonio on 7 Febrero, 2014 at 18:06 said:

    Hola a todos,

    Es mi primer post en este sitio, así que lo primero es agradecer a brownehead todo el esfuerzo y el tiempo dedicado. Sólo él y quien mantenga un blog puede tener una idea de lo que cuesta.

    A modo de presentación. Comentar que desde hace unos meses tengo todos mis ahorros en un fondo monetario AAA, que da una pequeña rentabilidad negativa. El motivo es que estaba desconcertado, no sabía donde meterlo y no tenía tiempo para decidir. En la actualidad allí sigue, generando un -0,1% TAE o similar. Y, claro, estoy en proceso de estructurar algo más lógico. Ahora mismo deshojando la Margarita Bogle vs Browne. Podía haber posteado en el blog de Antonio Rico, pero me ha cogido una duda sobre la cartera permanente y creo que este es el lugar más indicado.

    Me encanta la simplicidad de la HB-PP. Pero no me aclaro. Me gustaría intentar interpretar lo que ha sucedido en los últimos años, digamos desde el 2008 en términos de la teoría económica de Browne, y ver si lo que han hecho los cuatro tipos de activos cuadra con lo que prevee el modelo.

    Tengo que avisar: no tengo mucha idea de teoría económica, aunque leyendo lo que sigue alguien pudiera pensar otra cosa. De manera que no os toméis lo que sigue como algo dicho por un experto. Más bien son las ideas de sentido común que tengo ahora sobre esto, y que estaré encantado de que las refutéis, argumentéis o completéis. Seguro que salgo beneficiado con el intercambio.

    Un guión de los sucedido.

    – 2008 crisis financiera. Bajada de la bolsa, quiebras de grandes compañías. Peligro de deflación y de depresión.

    – Inyección de liquidez de los bancos centrales y bajadas de tipos. El oro activo refugio frente al colapso del sistema y frente al peligro de inflación que representaba la inyección de liquidez, se disparó.

    – El dinero no se va a la economía real, ya que particulares y empresas hiperendeudados no podían apalancarse más, más bien se desapalancaban. El dinero se quedaba en los balances de los bancos e iba y venía al banco central para descontar la deuda pública que los estados con déficits estructurales tenían que emitir contínuamente. El exceso de liquidez en el sistema financiero se canalizó a la renta variable y subieron las acciones y los mercados emergentes. Hubo una sensación de riqueza entre algunos inversores favorecida por los gobiernos que querían que ésta sensación devolviera vigor a la demanda interna.

    – Al verse que había esta sensación de riqueza y esta subida de la bolsa, el oro perdió su valor de refugio. Al verse que el dinero no circulaba por la economía real (Europa y USA) y no había inflación el oro perdió también el atractivo de refugio contra la inflación. El oro bajó desde mediados del 2011 hasta la actualidad.

    – Los tipos de interés han seguido bajos para favorecer una recuperación muy débil y vulnerable. En Europa el BCE dice que los tipos seguirán tan bajos como hasta ahora o más aún durante varios años más. El potencial de revalorización de los bonos es limitado, pues siendo actualmente próximos a cero, un bono no puede tener un tipo nominal negativo. ¿O tal vez sí? Si se pone un impuesto a las cuentas corrientes y a los depósitos de forma que tengan tipos nominales negativos, que un estado solvente, como Alemania, te guarde tus ahorros a cambio de cobrarte un interés podría contemplarse. En este caso, unos bonos actuales a un +0,5% de interés nominal anual serían muy apetecibles. Aún podrían subir los bonos.

    – Lo que pasará en adelante… ni idea, claro.

    ¿En cuál de los cuatro estados de la economía según Browne estamos ahora, a 7 de febrero de 2014?

    1. ¿Prosperidad? Las empresas en USA parece que tienen ya buenos beneficios y la bolsa está subiendo con fuerza desde el 2009. Parece que estamos en “prosperidad”. En teoría la bolsa debe estar haciéndolo bien, y los bonos a largo plazo también. Me cuadra, ambos tipos han subido mucho hasta ahora. Supongo que cuando Browne habla de prosperidad, se refiere al sector privado, porque las finanzas públicas en USA no son prósperas precisamente.

    2. ¿Inflación? La FED está retirando su QE, pero lo hará lentamente, creo que “sólo” está comprando $65.000.000.000 al mes. El BOJ sigue con la Abenomics y el BCE avisa que está listo para intervenir. Hay mucho dinero, pero no está circulando y no hay inflación. O tal vez podemos decir que parte del dinero se ha ido a la bolsa y a los países emergentes donde sí ha habido inflación (del precio de los valores). Pero inflación de bienes y servicios en Europa, hoy por hoy no. Cuadra con la bajada del oro.

    3. ¿Escasez de dinero? Con toda la expansión monetaria de los bancos centrales, parece paradójico, pero se dice que no fluye el crédito, el dinero inyectado se queda en los balances de los bancos. En la economía real no hay dinero. Se dice que este estado de la economía normalmente dura poco. No sé, desde el 2008 hasta ahora diría que ha habido escasez de dinero. El rey debería haber sido el cash según Browne. Sin embargo, la bolsa cayó mucho en 2008 pero del 2009 hasta ahora ha recuperado su nivel inicial y está de nuevo en máximos. Si podemos decir que entre el 2009 y el 2013 ha habido en la economía real escasez de dinero, no me cuadra el comportamiento de la bolsa en este período, ¿escasez de dinero y “prosperidad” al mismo tiempo?

    4. ¿Deflación? Tipos de interés reales negativos. Hay represión financiera, tener el dinero en bancos o en monetarios es perder dinero. Deflación no creo que haya, más bien hay inflación muy baja o desinflación. Los tipos de interés han bajado, no porque haya habido deflación, sino para evitar que se produjese.

    Así que, ¿dónde estamos? Creo que una mezcla de escasez de dinero y “prosperidad”. La escasez de dinero sugiere tener cash, ya que los tipos suelen subir cuando hay escasez de dinero, pero los tipos no han subido, han bajado, y ha habido una subida de la bolsa en lugar de una subida de tipos. Lo que intento decir es que lo que cabría esperar es que una inyección de dinero debería haber revitalizado la economía, llevando prosperidad primero, inflación y aumento de tipos después. Este es el marco típico, el que creo que Browne tenia in mente cuando hizo sus análisis en los años 70. Primero debería haber subido la bolsa con la prosperidad, luego el oro con la inflación y luego bajado los bonos y subido el atractivo del cash con el aumento de tipos. Sin embargo la inyección de liquidez hizo subir la bolsa primero, no subió la inflación pues el dinero no llegó “a la calle”, bajó el oro, los tipos no sólo no subieron (no había inflación) sino que bajaron (había temor a nuevas recesiones).

    Tres preguntas:

    1. ¿Creéis que la división de Browne en los cuatro escenarios sigue siendo de utilidad hoy?

    2. En caso afirmativo ¿en cuál de los cuatro escenarios (o transición entre dos) creéis que estamos hoy, en febrero de 2014? Decir que el sistema económico es complejo y comparte caracterísiticas de los cuatro en proporciones diversas es negarle una parte importante a la utilidad de la clasificación de Browne.

    3. Finalmente, mi mayor duda, con los tipos de interés casi a cero ¿pueden hacer otra cosa los bonos a largo plazo que bajar? Ya sé que la frase “esta vez es diferente” es la más peligrosa de las finanzas, pero es que el atractivo de los bonos es que “cuando los tipos de interés bajen” serán muy rentables y no veo que puedan bajar mucho, salvo que nos metamos en tipos nominales negativos como comentaba más arriba.

    ¡Qué ladrillo de post me ha quedado! Ya véis que mi ignorancia es extensa.

    Esperando vuestros comentarios,
    Antonio

    • Bienvenido Antonio y gracias por compartir tus impresiones 😉

      Realmente el tema es muy complejo, no poder determinar cuál es el clima económico predominante en la actualidad no contradice la teoría de Harry Browne, pues este siempre insistió en que es algo que solo puede determinarse en retrospectiva. Además, en el corto plazo y medio plazo pueden existir presiones contrapuestas (por ejemplo deflacionistas e inflacionistas) que dificultan más el diagnóstico. Por poner un ejemplo, ahora todos estamos de acuerdo en que los años 70 fue una década de predominante inflación, pero hubo momentos (1975-76) en los que el oro sufrió mucho y la bolsa se dio un festín.

      Así que de momento creo que solo podemos elucubrar sobre el pasado reciente, y esta es a grandes rasgos mi teoría:

      – Tras el estallido de la burbuja .com bajan los tipos de interés para estimular la economía y se empieza a formar otra burbuja de inmuebles, bolsa y derivados financieros. (2003-2006; aparente PROSPERIDAD).

      – Paralelamente el exceso de liquidez, y que veníamos de dos décadas de elevada prosperidad, hace que empiecen a subir los precios y la inflación empieza a ser una preocupación, lo que se refleja en una subida del oro (más evidente en su precio en dólares, ya que el euro estaba muy fuerte). (2002-2007; INFLACIÓN)

      – Para frenar la inflación los bancos centrales vuelven a subir los tipos de interés, causando ESCASEZ DE DINERO (2006-2008).

      – Esta escasez de dinero causa el pinchazo de las anteriores burbujas, provocando en 2008 una clara DEFLACIÓN.

      – Para combatir la deflación se vuelven a bajar los tipos de interés y a imprimir toneladas de dinero, lo que causa subida de las bolsas (por la inyección de dinero) y subida del oro (por el temor a que esa inyección de dinero cause inflación), pero el dinero no llega a todos por igual y el riesgo deflacionario continúa, reflejándose en graves crisis como la de la deuda de los países periféricos europeos.

      – Este último periodo (a partir del 2009) es el que en mi opinión es más difícil de identificar el clima predominante, porque conviven la DEFLACIÓN iniciada en 2008 con el riesgo de INFLACIÓN por la impresión masiva de dinero (riesgo que parece dejar de percibirse a partir de 2011 porque los precios no aumentan a pesar de los estímulos monetarios), junto con la posibilidad del inicio de la vuelta a la PROSPERIDAD.

      Una forma interesante de ver este resumen es compararlo con las tablas de evolución de la Cartera Permanente tanto europea como USA, y ver lo que hicieron los 4 activos en los distintos años: http://www.carterapermanente.es/evolucion-cartera-permanente/

      Respecto a tus preguntas, te comento también mi opinión:

      1. Creo que los distintos componentes de la cartera se siguen comportando como se espera ante los distintos escenarios económicos, por lo que la división sigue siendo válida.

      2. Como comenté antes no es algo que se pueda determinar en el corto plazo, ya que podemos estar ante varios escenarios (o expectativas de los mismos) en un momento determinado y hasta que paso el tiempo suficiente y lo veamos en perspectiva no podremos afirmarlo con mayor grado de seguridad.

      3. Sí, pueden hacerlo, y tenemos ejemplos: en Japón llevan 20 años bajando los tipos de interés de los bonos de largo plazo, partiendo de niveles de tipos similares a los que tenemos ahora en Europa o EE.UU. (sobre este tema tengo previsto hacer un artículo en el futuro, porque ante una “japonización” de la economía de occidente el ÚNICO activo con el que se podría ganar dinero es con los bonos, incluso a estos niveles de tipos). Por otro lado, los bonos tienen una propiedad muy interesante llamada convexidad, según la cual cuanto menor es el yield pequeños cambios en el mismo pueden causar grandes cambios en el precio del bono.

  20. Antonio on 7 Febrero, 2014 at 20:16 said:

    brownehead, gracias por tu rapidísima y detallada contestación. Voy a necesitar un tiempo para digerirla.

    Un saludo,
    Antonio

    • Antonio on 8 Febrero, 2014 at 0:07 said:

      Hola otra vez brownehead,

      En mi mensaje anterior, yo interpretaba “escasez de dinero” como escasez en la economía real. Por lo que veo, cuando Browne habló de escasez de dinero se refería a toda la economía: sistema financiero + economía real.

      Si las empresas y particulares no hubieran estado tan endeudados en 2009, el dinero inyectado por los bancos centrales hubiera llegado a la economía real y habría provocado la secuencia más o menos estándar: crecimiento, inflación, subida de tipos,… con lo cual hubieran subido la bolsa, el oro, el cash,… todo con un margen temporal, de unos dos o tres años que suele ser necesario para que se forme una imagen coherente.

      Pero al estar empresas y particulares endeudados, el dinero, se fue al sistema financiero, a descontar deuda pública en el banco central, a hacer subir la bolsa y a los mercados emergentes, donde no había tanto endeudamiento y donde ese dinero sí provocó inflación, como en Singapur, un 5% aprox.

      Pero claro, en la economía como un todo, no es cierto que entre 2009 y 2013 haya escasez de dinero como decía yo en mi mensaje anterior, justo al contrario.

      Esto que dices de los bonos, lo encuentro del máximo interés. Creo que si consideras como valor teórico de un bono el descuento de los cupones más el descuento de la recuperación del principal al final, se puede analizar cómo varía ese valor cuando la tasa de descuento es muy pequeña. Poniendo los datos reales sabríamos si realmente los bonos a largo plazo, con los tipos actuales, tienen recorrido posible al alza o no. Es un modelo teórico y el precio de mercado luego hará lo que haga, pero no debería separarse mucho.

      • El término exacto usado por Harry Browne era “tight money recession” y siempre fue algo ambiguo. Normalmente se debe a una subida forzada de los tipos de interés que causa escasez de dinero en la economía en su conjunto.

        Sobre los bonos, no es exactamente lo que comentas y puede resultar compleja para los recién llegados a la Cartera Permanente, pero igual encuentras interesante la última entrada publicada.

        • Antonio on 10 Febrero, 2014 at 1:09 said:

          Hola brownehead, me he pasado todo el finde leyendo tu blog. Super.

          Claro, los bonos son unas securities con muchos líos.

          Lo que comento es que el sumatorio que define el descuento de cupones y de principal es un sumatorio de términos del tipo c/(1+r)^k, con lo que son lo que en matemáticas se llama una función convexa. Entonces si la situación actual del interés del bono es de, no sé, r_0=0,02, es claro que el valor sube más cuando r pasa de 0,02 a 0 de lo que baja cuando r pasa de 0,02 a 0,04.

          Pero ¿y si r sube de 0,02 a 0,08? ¿y a 0,10? ¿Cuánto bajaría entonces ese valor? ¿Y cuál es la relación entre lo que puede subir (el valor si r tiende a cero dividido por el valor actual de interés r_0=0,02) entre lo que puede bajar (el valor cuando r=0,08 entre el valor actual r_0=0,02)?

          Está claro que la renta fija es muy complicada y hay gente que hace estudios muy complejos y completos de distintos aspectos de ella, sería sólo tener una primera estimación general.

          Por cierto, interesante el artículo sobre los cupón cero. Dan respeto esas volatilidades, pero es interesante para tener en cuenta.

        • Hola brownehead, disculpa por el offtopic, soy Antonio, el del anterior mensaje, me acabo de registrar en el blog como aaa pues el nombre Antonio salía como ya cogido. No he visto mensajes privados, no es que tenga nada que comunicar en privado, sólo quería saber si existe esta posibilidad.

          Saludos

        • Hola Antonio,
          para calcular el cambio en el precio del bono frente a las variaciones del tipo de interés puedes usar la función PRICE que incorpora cualquier hoja de cálculo, aunque no estoy seguro de su precisión, tal y como dice la wikipedia:

          http://en.wikipedia.org/wiki/Bond_convexity#Calculation_of_convexity
          “one assumes that the interest rate is constant across the life of the bond and that changes in interest rates occur evenly. Using these assumptions, duration can be formulated as the first derivative of the price function of the bond with respect to the interest rate in question. Then the convexity would be the second derivative of the price function with respect to the interest rate.
          In actual markets the assumption of constant interest rates and even changes is not correct, and more complex models are needed to actually price bonds. However, these simplifying assumptions allow one to quickly and easily calculate factors which describe the sensitivity of the bond prices to interest rate changes.”

          Por cierto, que como apuntaste en mensajes anteriores, la posibilidad de que los tipos de largo plazo vayan al terreno negativo existe, aunque sea inédita en la historia. De hecho buscando gráficas reales he visto lo interesante que puede llegar a ser ese terreno desconocido hasta ahora para los bonos largos:
          http://blogs.cfainstitute.org/investor/2013/06/25/a-bond-convexity-primer/

          Ah, me puedes contactar en info ARROBA carterapermanente PUNTO es

          saludos

  21. miguel on 20 Junio, 2014 at 10:49 said:

    Buen año por ahora este 2014 para la cartera permanente, tanto bonos, acciones y oro andan con revalorizaciones en euros de entre el 8 y el 10%.

    ¿Creéis que Harry Browne pensó en este escenario económico de impresión sin freno de dinero además de los consabidos prosperidad, inflación, deflación para perfilar la composición de la cartera? Casi parece que sí… 🙂

    Saludos

    • La “impresión” masiva de dinero no es algo nuevo, y tampoco es un estado de la economía per se, sino una herramienta que utilizan los políticos para tratar de cambiar un estado económico (recesión o depresión) y que a su vez puede conllevar o ayudar a transitar hacia otros estados económicos (prosperidad o inflación).

  22. Cercediglio on 24 Noviembre, 2015 at 16:39 said:

    Estimado brownhead,
    Aunque te sigo esporádicamente por estar mas centrado en una cartera tipo eurobogle, como tengo en un horizonte lejano ir transformando mi cartera a permanente, aprovecho esta pregunta para aprender un poco y de paso ayudar a un buen amigo.

    La semana pasada coincidí con un amigo gestor y copropietario de una empresa familiar grande y como tal dispone de un fondo de emergencia considerable en metálico con una probabilidad de utilización en principio baja. Le sugerí que se lea a Harry Browne y estudie tu blog para valorar si la colocación de su fondo de emergencia en forma de cartera permanente podía cuadrar con sus necesidades.

    Aunque se que depende de las circunstancias de cada caso, ¿consideras que un fondo de emergencia de una empresa se podría colocar en una cartera permanente? Entre los argumentos que veo a favor está que el 25% va a ser líquido de manera inmediata y la probabilidad de que otro 25% lo puedas recuperar en caso de emergencia sin minusvalías también es bastante alta.

    El otro aspecto relevante es el posicionamiento. A la vista del histórico, parece que con hacerlo en dos años (a lo sumo 3) es suficiente, y minimizas el riesgo de entrar en un año malo.

    Respecto a la gestión de activos de la cartera, al tratarse de una actividad completamente ajena al negocio, ¿existen gestores profesionales a coste razonable que puedan llevar una cartera permanente? ¿existen fondos/etfs con suficiente liquidez en España que repliquen la composición de una cartera permanente?

    Un saludo y muchas gracias,

    • Hola,
      disculpa si esta respuesta llega demasiado tarde, pero me ha parecido una pregunta interesante. Creo que tiene bastante sentido que el “cash” de la empresa esté en forma de Cartera Permanente, aunque evidentemente tendrá más volatilidad (por otro lado, menor riesgo de “desastre” que estando en la cuenta del banco, depósito o similar). Quizá sin embargo el plazo de 2-3 años sea un poco corto y habría cierto carácter especulativo, otra opción más segura sería directamente renta fija gubernamental de calidad y corto plazo, desde luego siempre mejor opción que el banco. Por último, para un caso como el que comentas seguramente formar la cartera de forma sencilla con ETFs sea más cómodo y barato que con activos “físicos” (oro, bonos directos, etc.).

      • Cercediglio on 18 Enero, 2016 at 16:33 said:

        Hola,

        Lo de 2-3 años me refería al tiempo de compra de los activos, pero ya leí en alguna ocasión que da igual si lo haces de golpe o en 3 años, porque algo siempre tira de la la cartera permanente casi siempre.

        La otra pregunta, que se quedó sin responder es relativa a gestores profesionales que manejen la cartera permanente. ¿Conoces alguno en España? Como comentaba la actividad es ajena al negocio (y residual) por lo que puede tener sentido que lo haga un tercero.

        Aprovecho para comentar mi nueva idea para estructurar mi cartera Bogle. Hasta ahora pensaba subir % de RF en la Bogle con los años y estoy baranjando la posibilidad de dejar 80% en la Bogle y comenzar con un 20% C.Permanente, que irá creciendo con los años.

        Me acabo de abrir cuenta en De Giro para contratar los ETFs de RF y oro (lo mismo pillo 2 de cada). El cash de momento lo dejo en COINC (que ya casi no da nada) y la RV no se todavía si asignarle una parte de mi RV o el fondo Euro de Amundi con Inversis.

        Por lo que estoy viendo a muchos nos pasa que antes de simplificar (regla de oro de Bogle y Browne), todos nos solemos meter en berenjenales con n fondos, ETFs y brokers.

        Un saludo y muchas gracias,

        • Hola,
          no conozco ningún gestor profesional que trabaje con la Cartera Permanente, pero siendo una estrategia pasiva y con pocos activos es fácil de implementar y mantener por cualquiera que se interese un poco.

          Sobre la idea de pasar asignación de bogle a permanente con los años, en lugar de subir RF en la bogle, creo que es buena. El objetivo es el mismo (reducir volatilidad y riesgo conforme se acerca nuestro retiro), aunque quizás deberías revisar los porcentajes. Por ejemplo, usando la Cartera Permanente para la “parte fija” al final tu cartera está más expuesta a la renta variable y ante un crash bursátil globalmente saldrías peor parado.

          saludos

          • Anónimo on 28 Enero, 2016 at 0:25 said:

            Muchas gracias. Efectivamente utilizando la cartera permanente como parte fija en un año muy malo de bolsa cambias la rentabilidad positiva de bonos por la negativa de ésta. Que merezca o no la pena dependerá de donde nos lleva el futuro. El optimismo hacia Bogle. La incertidumbre hacia Browne… Al final hay q tomar parte y hacer una apuesta.

            Seguiré dándole vueltas a ver si simplifico el monstruo q estoy creando!!

          • Bueno, en realidad con la Cartera Permanente no necesitas tomar parte en ninguna apuesta: que el futuro es incierto es un hecho, no una posibilidad, ya que nadie sabe qué va a pasar; y si el futuro es crecimiento y prosperidad también ganarás con la Cartera Permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.