Si sigues la prensa, foros o blogs de economía seguro que de tanto en tanto leerás análisis del gurú de turno, con predicciones que a veces parecen tener mucho sentido, al estar basadas en gráficas y datos macroeconómicos que difícilmente pueden refutarse. Una de estas predicciones que más se leen desde hace un tiempo es que el estado actual de la economía, con sus grandes desequilibrios, no tiene solución, llevándonos inevitablemente a una fuerte deflación o a una gran inflación (e incluso hiperinflación).

Lo que sigue a continuación es la traducción de un artículo que defiende este desenlace inevitable, lo leí hace algunos días y me gustaría compartirlo contigo. Habla de la economía norteamericana, pero para el caso es lo mismo.

Dos escenarios están recibiendo cada vez más atención en los análisis del futuro económico de los EE.UU.: inflación y deflación. Algunos análisis predicen una combinación de ambos, como una severa deflación seguida de inflación o hiperinflación. Otros creen más probable que se sucedan alternativamente periodos deflacionarios e inflacionarios de creciente intensidad, llevando en último término al colapso de la confianza en la economía norteamericana.

Con el escenario inflacionista, el aumento de la deuda total de EE.UU. llega a ser tan extremo que el nivel requerido en los tipos de interés para atraer más capital internacional  daña severamente el crecimiento del PIB.  Enfrentada a este dilema, la Reserva Federal no tendrá otra opción que relajar sus políticas (como está haciendo actualmente) y expandir la oferta monetaria con inevitables consecuencias inflacionarias. La reducción de los tipos de interés [por la expansión monetaria] degradará la moneda al permitir que se infle el valor real de la deuda, y con ello se producirá un colapso en el apoyo internacional del dólar y una huida hacia el oro.

Con el escenario deflacionista, sus defensores ven similitudes entre la década de 1930 [la Gran Depresión] y la situación actual. En dicho escenario, la explosión de deuda pasa a ser demasiado grande para poder soportarse en muchas partes de la economía. La liquidación de activos se convierte en algo endémico, forzando los precios hacia abajo en una espiral continua de venta de los colaterales de la deuda. Los ingresos personales se hunden y también la confianza de los consumidores, provocando una contracción del gasto. Mientras la fe en el dólar se evapora, hay una huida hacia el oro y otras divisas refugio.

No es posible probar estas teorías y escenarios, sin embargo basta señalar que los EE.UU. llevan 40 años incrementando la inestabilidad financiera, y la inflación solo se ha controlado por las periódicas contracciones de crédito que han desencadenado crisis de deuda, seguidas por otra ronda de estímulos monetarios.

La cuestión es si la financiación interna es una opción práctica dadas las circunstancias. El viejo remedio para salir de esta situación emitiendo más y más dinero barato en el sistema bancario simplemente no funcionará esta vez. La razón es simple, el país ya está inundado de deuda.

Las empresas, individuos y el Gobierno Federal ya están sufriendo un gigantesco exceso de deuda, con los niveles de deuda sobre el PIB más altos de la historia reciente de los EE.UU. La Reserva Federal ya no puede hacer que la pirámide invertida de deuda crezca  porque los deudores no tienen liquidez y no pueden endeudarse más, no importa cuan atractivos sea los tipos de interés. La palanca de la expansión monetaria se ha accionado ya demasiadas veces, la siguiente fase llevará al colapso de la confianza en el dólar, provocando posiblemente el colapso de algún gran banco, el mercado de acciones y/o el de bonos.

En cualquier caso, como se ha puesto de manifiesto la situación que empieza a perfilarse tiene todas las características de un dilema irresoluble para las autoridades de los EE.UU. En el contexto de una contracción global de capitales, el descenso del ahorro extranjero para financiar el creciente déficit y el aumento de la contracción económica global, los escenarios deflacionista e inflacionista son ambos irresolubles. No existen soluciones que no impliquen una transformación dramática del dólar en los mercados internacionales y su uso como reserva monetaria. Ambos escenarios llevarán en último término a huir del dólar y refugiarse en el oro y otras monedas.

No sé qué opinarás del artículo y de la probabilidad de los escenarios que en él se exponen, es posible que estés de acuerdo con lo que comenta y te parezcan unas conclusiones muy lógicas. Pero ahora viene lo realmente interesante, ¡fue escrito en febrero de 1991! Es decir, al comienzo de una de las décadas más prósperas de la economía global y en especial de los EE.UU.

El gurú de turno,  Michael Kile de la Perth Mint, erró además estrepitosamente con su receta para la protección frente a ambos escenarios. Un inversor asustado que siguiera sus consejos durante el suficiente tiempo, abandonando la renta variable, quizás también los bonos, y se refugiara en el oro, no solo se habría perdido el festival bursátil de los 90, también habría sufrido la mayor bajada del oro de la historia reciente.

La moraleja de esta historia es que la mejor forma de proteger tus ahorros y, al mismo tiempo hacerlos crecer, es ignorar todas las predicciones económicas y de los mercados. Por mucho sentido que tengan la realidad es que rara vez se cumplen, y si lo hacen el timing puede estar tan errado que especular en base a esas predicciones puede salirte muy caro.

Sin embargo, leer a estos gurús puede tener también algunos beneficios. En primer lugar puede ser entretenido. Si eres un nuevo seguidor de la Cartera Permanente es probable que todavía conserves el hábito de seguir la prensa económica y a algunos analistas, es un vicio difícil de quitar (aunque poco a poco va disminuyendo), pero no tiene nada de malo mientras no tengas la tentación de modificar la composición de tu Cartera Permanente en base a las predicciones del gurú de turno. Si comprendes el funcionamiento de la Cartera Permanente y has conseguido la paz mental que proporciona no sufrirás esas tentaciones, de hecho verás todos esos análisis desde una nueva perspectiva y quizá te surja una sonrisa espontánea, al saber que ya estás posicionado de la mejor forma posible, se cumplan o no las malas o buenas predicciones.

Pero hay otro segundo beneficio, más provechoso, de la lectura de los análisis económicos. Hay inversores que están convencidos de que  se avecina un gran bull market de la renta variable, o bien un gran crash, o que el dinero fiat tiene los días contados y los metales serán los reyes. Muchas veces se autoconvencen leyendo los mismos análisis y gurús que predicen lo mismo que ellos (ignorando que quizás llevan demasiado tiempo previendo lo mismo), pero lo verdaderamente interesante es descubrir análisis que digan justo lo contrario. La mera posibilidad de que pueda ocurrir un escenario totalmente inverso al que prevés, reforzada por una análisis que también parece tener mucho sentido, te ayudará a comprender que no puedes arriesgar tus ahorros más preciados jugando con una bola de cristal. Pero sabes que existe una forma de protegerte frente a ambos escenarios, y también de aprovecharlos para aumentar tu patrimonio, obviamente no tanto como si tu visión de los acontecimientos resulta ser cierta, pero más que suficiente tanto si es cierta como si no.

PD: El artículo lo leí en el blog Gold Chat, una página muy interesante para conocer el funcionamiento de la industria del oro.

33 Thoughts on “Inflación o deflación, ¿un desenlace inevitable?

  1. ArturoPerez on 28 abril, 2013 at 18:22 said:

    Qué bueno. Me llevé una sorpresa al leer que el artículo fue escrito en 1991 :-). Muy bien redactado.

    Yo verdaderamente no sé hasta donde puede llegar el dinero fiat. Los ‘expertos’ dicen (Reinhart and Rogoff) que a partir de un cierto nivel de deuda (90%), los países deja de crecer. Otros (los investigadores de doctorado que rebatieron a estos dos últimos) dicen que es a partir de 120% PIB. Sin embargo luego miras a Japón, con sus 220% PIB de deuda publica, y que todavía siguen como tercera economía del planeta (con muchos problemas presentes y futuros, pero todavía con sus 5 billones de $ de GDP), y terminas por no saber muy bien qué es ciencia y qué no es.

    En 1991 hubo un bull market, efectivamente. Pero en este momento nos encontramos en un escenario muy diferente al pasado. Anteriormente, las crisis eran mas sectoriales o diferenciadas por países, por lo que al final, siempre era otro país quien sacaba las castañas del fuego. A día de hoy, nos encontramos con un mundo donde solo las deudas publicas de USA, Europa y Japón suman en torno a los 32 billones de $ (billones europeos), y en las que no entro con las deudas privadas (financiera, no financiera y particulares) por no asustar.

    La gran pregunta es: es el fin del dinero fiat? qué escenario nos encontraremos en los próximos 20 años? una crisis japonesa a nivel mundial? u otro bull market?

    como bien dices, no tenemos la bola de cristal. Personalmente no tengo muchas expectativas de obtener con PP la rentabilidad el pasado, pero al menos, tenemos una estrategia que nos protegerá como ninguna otra que pueda existir a día de hoy.

    un saludo

    • Me alegro de haber conseguido la sorpresa que pretendía ;). Lo cierto es que análisis de este tipo, previendo el final del dólar o del dinero de papel en general, llevan haciéndose desde el abandono del patrón oro, y en todos ellos había argumentos para afirmar “esta vez es diferente”. El problema es que SIEMPRE es diferente, por lo tanto es imposible predecir con éxito el curso de los acontecimientos, y en ese sentido resultan igualmente inútiles los análisis de los gurús de los mercados que los de los académicos de Harvard (con o sin errores de excel).

  2. Perdigón on 28 abril, 2013 at 21:11 said:

    Es muy útil darse cuenta de que nadie sabe lo que va a pasar, de ahí la necesidad de cubrir cualquier escenario. De hecho pude que hasta nos enfrentemos a un escenario no conocido hasta ahora, vaya usted a saber.

    Una que siempre me pregunto es en qué situación, de los cuatro escenarios posibles que preveía Browne, pensáis que estamos nosotros….

    • ArturoPerez on 28 abril, 2013 at 21:35 said:

      yo creo que en una transición .. viajando hacia las tierras de la deflación en Europa. Es una opinión personal.

    • Es una pregunta complicada, cuya respuesta no sabremos hasta dentro de algunos años (y aún entonces no se pondrán de acuerdo).

      Pero personalmente creo que estamos en un punto intermedio, un momento de indecisión, con tensiones deflacionistas, esperanzas de prosperidad y temores de inflacción venidera. Un punto en el que, por cierto, la Cartera Permanente es la estrategia mejor posicionada.

  3. Héctor Guerra on 28 abril, 2013 at 22:58 said:

    Magnífico post. Como todos. Yo también he tenido que hacer un rápido ejercicio mental de viaje en el tiempo para situarme y continuar leyendo el post…;)

    Creo que nadie duda ya de la relación directa que hay entre las políticas expansivas de los gobiernos y la creación de burbujas. Mi opinión es que mientras no se cambie de raíz en la forma de actuar de los gobiernos a través los bancos centrales, seguiremos experimentando estos ciclos recurrentes de periodos de consumismo desenfrenado e irresponsable con dinero barato (aunque muchos los califiquen erróneamente de periodos de crecimiento de la economía, yo creo que son más crecimiento de la deuda, que no de la riqueza) y periodos de crisis cada vez más agudas con estancamientos brutales. Creo que después de tanto tiempo siendo testigos de estos ciclos hay ya suficiente conocimiento y experiencia como para que se tenga claro que la verdadera riqueza y el crecimiento provienen del ahorro generado a partir del trabajo, y no de más o menos masa monetaria en el mercado (Harry Browne, Mises, Hayek, Huerta de Soto).

    Como ocurre con la Cartera Permanente, que funciona con éxito teniendo la vista puesta en largo plazo y el crecimiento pausado pero continuo, si el crédito bancario a empresas y familias procediera únicamente del ahorro depositado previamente, y no de imprimir dinero, el crecimiento de la economía sería real, y no ficticio. Por supuesto que los tipos serían mayores y los análisis de riesgos más exhaustivos, pero también las inversiones serían más concienzudas y rentables (equiparables al cuidado y mimo con los que se construye una Cartera Permanente, en comparación con los movimientos impulsivos de muchos especuladores intradia), y serían mucho más difíciles de ver, yo creo incluso que imposible, concesiones de préstamos para la construcción de aeropuertos fantasmas, o hipotecas a particulares sin ahorros mínimos. Sí, el crecimiento sería más lento, no podríamos disfrutar de una casa en propiedad al tiempo que un nuevo coche, ni irnos de viaje todos los años o salir a cenar todas las semanas. Más lento, pero SOSTENIBLE (quién está hoy en contra de que debemos tener un mundo más sostenible?). Y más importante aún, sería un crecimiento económico con mayor “solidaridad intergeneracional”. Las burbujas que una vez pinchadas se tratan de superar con políticas expansivas no hacen sino postergar el dolor de una crisis inevitable a las generaciones futuras. Eso además de injusto para las nuevas generaciones me parece cobarde por parte de las generaciones endeudadas, que no tienen la valentía suficiente para asumir sus excesos del pasado. Es como si un especulador chartista intradia que hubiera perdido una fortuna en un momento de subidón emocional quisiera que se le “rescatara” con un préstamo que van a pagar las generaciones futuras, para volver a jugarse el dinero!!

    Sin duda, la Cartera Permanente es para aquellos que pensamos que nuestro bienestar (el de cada uno, que no tiene por qué ser el mismo) depende de nosotros mismos, y de nuestras actuaciones en un entorno en constante cambio y lleno de incertidumbres. No hay gurú que valga, sea premio Nobel o ministro de economía. Pensar en el largo plazo, en el valor del trabajo y del ahorro derivado del mismo, en el crecimiento constante aunque lento, en la diversificación del riesgo, en no dejarnos llevar por las emociones en los momentos de euforia o de pánico…todos esos atributos que diferencian a la Cartera Permanente de otras modalidades de inversión y de assets allocation, constituyen una forma de vivir y de entender la vida. Disfrutamos del camino tranquilamente, aprendiendo y sin dejar “marrones” a nuestros hijos, y si resulta que al final de nuestro viaje se comprueba que teníamos razón, incluso les podemos dejar un regalazo!

    • ¡Gracias por tu comentario y reflexiones Héctor!
      Es cierto que Harry Browne era un creyente convencido de la Escuela Austriaca, y precisamente el funcionamiento de la Cartera Permanente se basa en la Teoría del Ciclo Económico. Sin los grandes desequilibrios causados por las expansiones y contracciones de crédito no se comportarían como lo hacen los activos de la cartera, lo cual no significa que estos desequilibrios sean buenos, pero es lo que hay y Harry Browne descubrió cómo protegerse ante ellos e incluso aprovecharlos.

    • ArturoPerez on 23 mayo, 2013 at 12:35 said:

      Hola Héctor Guerra,

      excelente post. no hay duda de que existen los ciclos económicos. Lo que no está claro todavía (no existen estudios serios que lo confirmen, porque básicamente quien lo demuestre, gana un premio nobel), es que sea el banco central quien cree los ciclos. No es lógico pensar que los BC se levantan una mañana y decidan crear una burbuja. En todo caso, los BCs actúan intentando balancear burbujas, creando otras, que es diferente. El origen de éstas es objeto de estudio por parte de la comunidad científica, y los tiros van mas por las expansiones de crédito fiduciario y los movimientos de capitales.

      Un saludo

      • Héctor Guerra on 17 junio, 2013 at 23:58 said:

        Gracias Brownehead y Arturo,
        Yo el ciclo que apoyo es “trabajo->producto o servicio->comercio libre->ganancia->ahorro->inversión en capital->trabajo…etc.”. Así es como se genera riqueza real, el dinero viene luego, es una consecuencia de la riqueza y no alrevés, una causa, que es lo que le gusta y de lo que viven los BC “dinero+interés bajo->deuda->inversión->trabajo->ganancia para pagar deuda (en el mejor de los casos)->ahorro bajo insuficiente->deuda…etc.”…en cualquier caso, la deuda es un recurso útil, no digo que no, pero muy delicado, y de eso creo que mucha gente no es consciente. De seguir con el sistema actual, que me temo que seguiremos por algún tiempo, y si de verdad los BC no quieren burbujas (ni los dramas personales que éstas desencadenan en mucha gente), lo mejor que podría hacerse es validar a priori los conocimientos financieros de las personas o empresas pequeñas que desean endeudarse, para conocer hasta qué punto son conscientes de los compromisos que están asumiendo. Si superas un nivel de conocimientos mínimos (acorde con la complejidad del producto que se esté demandando) obtienes el crédito, si no, necesitas pasar por un curso de formación, y luego de terminarlo lo intentas otra vez. Si necesitamos pasar un examen para conducir un coche, por qué no otro para encadenarnos a una hipoteca de por vida? No se llenan la boca los políticos y burócratas diciendo que desean nuestro bienestar? Qué les impide implementar un sistema así?…será quizás que disminuiría la concesión de préstamos en las regiones con menor cultura y formación financiera?…
        Al final, como en todo, la educación es la base del bienestar individual, y por mucho “Estado del bienestar” que nos vendan, sin ella correremos más riesgo de perdelo.
        Cambiando de tema completamente, y de hecho entrando en la materia propia de set blog, les comento que llevo un par de semanas intentando abrirme un cuenta en Flatex para completar mi carera permanente, pero no sé por qué razón, una vez cumplimento el formulario de alta, me dicen que me envían un correo con documentación pero el que recibo no trae nada adjunto. Compruebo la bandeja de spam por sí se hubiera redirígido allí y no hay nada, y a pesar de que les envío correos explicándoles el asunto (en alemán de google, porque ni responden en inglés)…me dicen escuetamente que “cumplimente el formulario y siga las instrucciones”. He repetido el proceso tres veces sin éxito, me descargue el Manual Práctico que circula por internet (yo me lo baje de Rankia), pero debe estar desfasado por no coincide al 100% con lo que yo me encuentro…en definitiva, que como Pepe, “me quiero ir pa Alemania” pero no me está resultando nada fácil…podéis alumbrar me algo el camino? Estaré profundamente agradecido.
        Saludos y disculpas la extensión del post.

        • Respecto a Flatex, hace poco ayudé a un familiar a abrir una cuenta y nos encontramos con el mismo problema. La solución fue indicar en el primer formulario que tu país de residencia es Alemania, y así ya te deja avanzar, pudiéndolo luego corregirlo en un paso posterior.

  4. Buenas,

    Os planteo una duda: llevo tiempo leyendo estrategias para confeccionar una cartera de fondos de inversión y he leído libros y blogs sobre carteras Boglehead y Permanente. Elija una u otra, me gustaría preguntaros vuestra opinión sobre algo que seguro que ya se ha tratado en el blog, aunque no lo he visto.

    Según estoy leyendo últimamente, la burbuja de liquidez que lo está inundando todo está haciendo que la renta fija de calidad apenas de rentabilidad, y la de alto riesgo muy poquita rentabilidad. Además, la renta variable en algunos sitios como USA está en máximos históricos.

    Esto tuerce un poco las cosas para una persona que se incorpore ahora mismo al mercado mediante por ejemplo una cartera permanente. Está claro que nadie sabe lo que van a hacer los activos en el futuro, pero si uno ve que los bonos están dando rentabilidades cercanas a cero, estaríamos comprando una posición que solamente puede empeorar. Poner un 25% de una cartera en una posición que solo puede mantenerse o bajar (o subir ligerísimamente) parece una estrategia perdedora para empezar. Si a eso le sumanos que las bolsas americanas tampoco es que estén baratas que se diga…

    ¿Como lo veis? ¿Qué me recomendáis?

    Un saludo y gracias.

    • Bienvenido Luis Miguel!
      Tu duda es muy habitual y más o menos hablaba de ella en este artículo:

      http://www.carterapermanente.es/activos-cartera-permanente-forman-pack/

      El futuro es totalmente impredecible y lo que está en máximos históricos puede seguir subiendo todavía mucho más. Pero si no lo hace probablemente otro activo de la Cartera Permanente lo hará, ya sea el oro o sí, los bonos (que todavía tienen un potencial muy alto de subida, si miramos por ejemplo el yield al que han llegado los bonos japoneses o suizos). Eso sin embargo no ocurrirá con una cartera boglehead, que basa su crecimiento solo en la renta variable sin ningún plan b por si esta falla.

      • Muchas gracias brownehead,

        Luego leo tu artículo y a ver si me decido a entrar, que tengo una cartera confeccionada y el dinero en la cuenta corriente rentando 0% 🙂

    • ArturoPerez on 22 junio, 2013 at 20:09 said:

      Hola Luis Miguel,

      yo he comenzado una cartera europea este año, y creo que ya estoy haciéndome a la idea de que habré elegido el peor año desde 2008 :-). Aun así, esto es para largo plazo (+30 años), así que simplemente paciencia. El 2013 será la doble v ..

      • La Cartera Permanente es una cartera muy estable, pero dentro del contexto de carteras de inversión que invierten en activos volátiles, por tanto hay que asumir cierta volatilidad de tanto en tanto. Pero si nos ponemos nerviosos con pérdidas menores al 10%, ¡imaginaos con una cartera típica 70% RV – 30% RF!

        La página que comentaste hace tiempo (http://www.peaktotrough.com/hbpp.cgi) es muy interesante para tener una mejor perspectiva de la evolución interanual de la Cartera Permanente. Según ella, con datos de USA, desde 1970 se ha llegado a perder más de un 10% de la cartera hasta en 8 ocasiones. Y, sin embargo, la misma cartera solo ha terminado con 2 o 3 años en negativo y una pérdida anual máxima menor al 6%. Es más, durante los primeros meses de 1980 se produjeron las mayores pérdidas (superiores al 20%), pero ese mismo año terminó con ganancias del 13%.

        Por supuesto no hay ninguna garantía de que se repita el pasado, pero creo que conocer esos datos proporciona una mayor tranquilidad y evita pensar que hemos invertido en la Cartera Permanente justo en el peor momento.

  5. Crazybone on 24 mayo, 2013 at 10:49 said:

    Una pregunta respecto a los bonos de larga duración, se entiende que hay que coger los que tengan vencimientos mas largos, pero que es mejor mirar, la Duración o el Vencimiento medio?
    No entiendo muy bien la diferencia entre estos conceptos.

    • El concepto de “duración” es un poco complicado de explicar con exactitud, pero se trata un indicativo de cómo afectan al precio del bono las variaciones en los tipos de interés. A más duración más volátil es el bono y eso es justo lo que necesitamos para la Cartera Permanente.
      Por otro lado, con el resto de condiciones iguales, un bono con mayor vencimiento tiene más duración, por tanto en nuestro caso (bonos soberanos alemanes) basta con que elijamos el que tenga el vencimiento más lejano.

      Otra cuestión interesante sobre la duración es que, para un mismo vencimiento, es mayor cuanto menor sea el yield (el tipo de interés del bono). Esto implica que con intereses tan bajos como los actuales, y si lo fueran aún más, pequeñas variaciones en los tipos de interés implican grandes volatilidades en los bonos. De esta forma, por bajo que sea el yield, los bonos pueden seguir haciendo una labor importante en la Cartera Permanente.

      • Anónimo on 30 mayo, 2013 at 17:38 said:

        Perfecto., muchas gracias por la aclaración.

      • Valentin on 1 junio, 2013 at 17:33 said:

        Por cierto, parece que el Blog de Antonio Rico esta paralizado. ¿Estará bien de salud?, o se deberá a otras circunstancias menos importantes.

        Si sabes algo, lo puedes comunicar aquí o por privados. Gracias.
        Ya veo que tu Blog funciona de maravilla.

        Saludos cordiales,
        Valentin

  6. Voy a abusar un poco de vuestra generosidad y os contaré mi posible cartera PP para que me la critiquéis. Mucha de la información la he sacado de este blog. Veo ETFs que tienen bastante menos TER que los fondos que he elegido, pero el no tener dividendos y el poder rebalancear sin pagar impuestos me llama por ahora más la atención.

    RV:
    * Pictet Europe Index-P EUR
    * Pictet Euroland Index-P EUR
    * Amundi ETF MSCI World

    RF:
    * iShares eb.rexx® Government Germany 10.5+ (DE)
    * AXA WF Euro 10+LT E EUR

    MM:
    * Pictet EUR Short Mid-Term Bonds-R
    * Pictet Sovereign Short-Term MM EUR R
    * Amundi Fds Index Global Bd EUR Hedg AE-C

    ORO
    * db Physical Gold ETC
    * Bullion

    Gracias por echarme una mano con vuestros consejos 😉

    • Perdigón on 30 mayo, 2013 at 3:04 said:

      La ilusión de tener una c.p. sólo con fondos es muy difícil. Mi opinión, nada entendida por supuesto, aquí hay grandes maestros, es:

      RV: En vez de dos Pictet Europe/Euroland, hubiera metido otro de Amundi. Entinedo que la filosofía es que sea RV en Euros por lo que tnedría preferencia los tipo Euro o euroland.

      RF, En los fondos prefiero el EdR Long Duration Bonds C (ISIN FR0010035865), de mayor duración y calidad crediticia.

      MM
      Deduzco que según la filosofía de deuda de muy cortoplazo y sobrerana el ideal es el Pictet Sovereign Short. También me gusta el Groupama Etat Euro CT N (ISIN FR0010693093). Puestos a poner uno de corto plazo mis preferencias van hacia BlackRock Global Funds – Euro Short Duration Bond, que me gusta más que el de Pictet, siendo de buena calidad.

      Oro: nada mejor que el bullion. En ETF uno de los más recomendados es el ZKB (yo sólo lo puedo contratar en CHF y no sé si es relevante…) y después el DB Physical o Xetra, aunque como indicab Valentín son ETC en lugar de ETF.

      Por cierto ¿con qué broker vas a operar?

  7. Perdigón, muchas gracias por comentar mi cartera. Te voy respondiendo:

    Tengo cuenta en Renta4, pero voy a dar de alta también en SelfBank, ya que te permite acceder a algunos fondos de la clase buena (como las P de Pictet) con mínimos de entrada más bajos.

    RV: entiendo que la filosofía es que el fondo sea de la región donde uno vive, aunque pensaba que no sería mala idea que 1/3 de la cartera fuese para añadir un pequeño componente de internacionalización (exposición al Total Market). De todas las maneras en ese tercio también hay una parte europea, así que la parte internacional es todavía menor. Aún así, el fondo es en euros.

    RF: ese EdR que dices tiene muy buena pinta, aunque es de gestión activa y con un TER de 1. Aún así, igual quito uno de los otros dos (no me gusta que el iShares de dividendo, pero con un TER de 0,16…) y meto este que me dices.

    MM: Al Groupama le voy a echar un vistazo, aunque veo que tiene deuda de Italia y España en sus posiciones principales… El BGF está bien, pero un TER de 1,31 me parece muy caro para un monetario. No se si le estoy dando demasiada importancia a las comisiones, pero según he leído, tanto la estrategia Boglehead como la Permanent le dan una importancia muy grande a este tema.

    De todas las maneras, estaba pensando si podría ser buena idea que la mitad (aprox) de los activos de las categorías RF/FV fuesen ETFs más baratos, de modo que baje bastante el TER. Cuando vaya a realizar los rebalanceos uso primero los fondos, que no me producen impacto fiscal ni comisiones. Para aportaciones adicionales, sería a los fondos si son pequeñas, o a ETFs si son más grandes (para bajar el impacto de la comisión de compra). ¿Como lo veis?

    • La importancia de los costes nunca es lo suficientemente grande, ya que es prácticamente el único factor que puedes controlar directamente para aumentar sí o sí la rentabilidad de la cartera.

      Pero los costes no son solo el TER, hay otros como los costes fiscales, ya sea impuesto sobre plusvalías o sobre los intereses, así que en determinadas circunstancias puede ser interesante utilizar un fondo a pesar de tener un TER mayor o de que no incluye los activos más adecuados. Es cuestión de hacer cuentas. Pero eso sí, si el vencimiento medio del fondo es inferior a 20 años no equivaldrá a la parte de bonos de la Cartera Permanente, sino a bonos+cash.

    • Disculpadme, no había visto esto: Replication Type Swap-based.

      ¿Conocéis alguno parecido pero de réplica física?

    • Teniendo fondos como los pictet y amundi con buenos costes no le veo mucho sentido a usar un ETF para esa parte, pero en ishares por ejemplo creo que tienes alguno de acumulación y réplica física.

  8. ArturoPerez on 2 junio, 2013 at 10:24 said:

    @brownehead,

    Como vas con tu articulo en el que Europa se proyectara en un escenario de japonización de la economía? porque esto tiene toda la pinta de ser crisis de deflación para los restos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Navigation